Proteína en polvo | Una ayuda para tu dieta ¿cómo, cuándo y cuánto?

Sabemos de la importancia de la proteína para el crecimiento y reparación del tejido muscular, es un macronutriente que debe estar muy presente en las dietas de los deportistas, sobre todo de aquellos que se dedican a provocar daños musculares en sus entrenamientos (es precisamente lo que hacemos los que vamos al gimnasio a hacer pesas, daños musculares para posteriormente repararlos y obtener una musculatura más fuerte).

Hay muchos alimentos que contienen proteínas de buena calidad como las carnes (pollo, pavo, ternera, algunas piezas del cerdo...), pescados (merluza, atún, salmón...), huevos, etc.

Y la proteína en polvo no es más que eso, proteína pero en una versión más pura. A través de un proceso de filtración se separa la proteína láctea de la grasa y lactosa, obteniendo un producto con una alta concentración de proteínas de un valor biológico muy alto con un aminograma de excelente calidad.

En el mercado podemos encontrar diferentes tipos de proteínas según el tipo de filtración que tengan (concentrado, aislado o hidrolizado), en el siguiente vídeo explico las principales diferencias entre estos tipos de proteína.


No obstante, la presentación más habitual y económica es el concentrado de proteínas, es una opción rápida y sencilla para completar nuestros requerimientos diarios de proteínas, sobre todo para aquellas personas a las que les cuesta llegar a sus necesidades con alimentos sólidos.

¿Cómo, cuándo y cuánto?

Realmente, el batido de proteínas te lo puedes tomar cuando necesites de una toma de proteínas.

Se ha extendido de tal manera eso del "batido post-entreno" que parece que el único momento para tomar el batido de proteínas sea después de entrenar y no tiene por qué ser así, es una opción más pero lo puedes tomar cuando te sea más cómodo o necesario, como en el desayuno, media mañana (si vas con prisas y no te da tiempo a tomarte un plato más elaborado) o en la merienda.

El batido lo podemos hacer con agua o leche (también podemos usar alguna leche vegetal), personalmente recomiendo que sea con agua.

La dosificación dependerá de la cantidad de proteína que quieras introducir en esa toma, una dosis general suele ser de entre 30 o 40 gramos de producto.

¿Qué proteína comprar?

Como habréis podido ver en el vídeo que he puesto un poco más arriba, todo dependerá de nuestras necesidades, así que voy a dejar un listado con algunas opciones de cada tipo:


Obtendrás un descuento en todos estos productos introduciendo el cupón MIGUELWORKFIT

Publicar un comentario

0 Comentarios