Diseña tu ensalada

Una ensalada no tiene por qué ser un plato aburrido e insípido, todo lo contrario, tenemos muchas opciones para poder crear una ensalada llena de sabor y nutrientes en función a nuestras necesidades.

Para la base podemos optar por los diferentes tipos de lechugas que hay, espinacas, canónigos, acelgas o rúcula, entre otras opciones.

Podemos darle más color, sabor y un gran aporte de vitaminas y minerales añadiendo tomate, cebolla, pimientos, zanahoria, pepino, palmito... e incluso fruta, dando un toque crujiente y dulce con la manzana o refrescante con el kiwi, mango, piña o frutos rojos.

Logramos un aporte de proteína de calidad con el queso fresco (u otros tipos de queso), atún, salmón, pavo, pollo, huevo cocido o tofu para los vegetarianos.

Si necesitamos un aporte adicional de carbohidratos podemos incluir quinoa, arroz, pasta, patata cocida o legumbres, todo ello en frío, le dará consistencia a la ensalada.

Para completar con un aporte de grasas saludables podemos regar la ensalada con un chorrito de aceite de oliva virgen, añadir frutos secos (le dará un toque crujiente muy bueno) o utilizar el aguacate (le dará una textura muy agradable).

Esto son solo algunas ideas que podemos aplicar para hacer nuestra dieta más variada y atractiva.

Publicar un comentario

0 Comentarios