Merienda en la calle sin saltarte la dieta

Cuando tenemos que hacer una merienda fuera de casa, lo más sencillo y asequible de conseguir es un apetitoso menú de comida basura, pero también podemos armarnos de una forma sencilla una merienda mucho más nutritiva que nos permita continuar con nuestros objetivos.

De hecho, el menú de la derecha (típico de cadena de comida rápida) nos aporta muchas más calorías con un valor nutricional pobre, mientras que el menú de la izquierda (que podemos conseguir en cualquier supermercado) aporta la mitad de calorías pero con un aporte de nutrientes de muchísima más calidad.

Desglosemos ambos menús.

Derecha:
  • Bebida: refresco azucarado.
  • Hamburguesa: carnes de dudosa calidad con añadidos que incrementan las calorías (como salsas) y panes refinados.
  • Acompañante: patatas fritas con un gran aporte de grasas negativas.
  • Postre: helado con enorme aporte de azúcar.
Izquierda:
  • Bebida: agua o bebida zero sin aporte de calorías.
  • Bocadillo: pan de la mayor calidad que encontremos (100 gramos) con jamón serrano (50 gramos), buen aporte de carbohidratos, proteínas y grasas.
  • Acompañante: almendras al natural (30 gramos), aporte de proteínas de origen vegetal y grasas de calidad.
  • Postre: pieza de fruta, un buen aporte de micronutrientes.
Esta opción de merienda nos va a mantener saciados y nos va a aportar nutrientes de calidad, lógicamente debemos adaptar las cantidades a nuestras necesidades.

Comer fuera no debe ser sinónimo de comer mal.


Publicar un comentario

0 Comentarios