Protocolo de prevención del coronavirus en los gimnasios

Debido a la situación en la que nos encontramos, he querido elaborar un protocolo de prevención del coronavirus para mis clientes y seguidores que asisten a los gimnasios para evitar en lo posible el contagio del virus.

Básicamente son medidas enfocadas en la higiene y prudencia que en ningún caso tratan de sustituir a las propuestas por el Ministerio de Sanidad o la Organización Mundial de la Salud, en todo caso complementarlas y especificarlas en el ámbito de los gimnasios.

Por supuesto, si tienes cualquier síntoma que se pueda relacionar con el COVID-19, no acudas al gimnasio ni a ningún otro lugar, mantente aislado en tu domicilio y llama a los teléfonos habilitados en tu Comunidad Autónoma informando de tu situación.

1. Lávate las manos antes y después de entrenar

Es probablemente el gesto más importante y efectivo, debemos lavarnos las manos con jabón y de una forma insistente para que tenga efectividad (al menos durante 20 segundos) en el vestuario, tanto antes de realizar la actividad como al finalizarla, con el objetivo de evitar la transmisión y recepción de microorganismos a través de nuestras manos (teniendo en cuenta que tocamos barras, mancuernas, máquinas...).

2. Usa un gel hidroalcohólico durante el entrenamiento

Las sesiones de entrenamiento suelen prolongarse hasta una hora, por tanto sería aconsejable que cada cierto tiempo (cada cambio de ejercicio sería lo ideal) nos lavásemos las manos con un gel hidroalcohólico por el mismo motivo que en el punto 1.

Los geles hidroalcólicos de pequeño formato son una opción cómoda que podemos llevar en nuestro bolsillo para no tener que estar constantemente acudiendo al vestuario a lavarnos las manos.

3. Uso correcto de la toalla

El uso de la toalla es una medida básica en cualquier gimnasio, pero debemos usarla de una forma prudente.

Nos aseguraremos de que siempre sea la misma cara de la toalla la que toque el banco o máquina, siendo la otra cara la que mantenga el contacto con nuestro cuerpo.

Evitaremos en todo momento secarnos el sudor de la cara con esta toalla.

4. Evita tocarte la cara

Es importante no tocarte la cara, ya que en ella se encuentran los puntos más vulnerables que facilitarían un posible contagio; ojos, nariz y boca.

A veces puede resultar incómodo debido a la molestias que pueden causar el sudor, así que para secar ese sudor usaremos papel desechable (que se encuentra en muchos gimnasios) o llevar un paquete de pañuelos para este fin.

5. Evita saludar y contacto con otras personas

Parece lógico comprender que en estos momentos debemos reducir el aspecto social en el gimnasio, limitarnos a entrenar y eliminar gestos como saludarse dando la mano o besos, optando en su lugar por gestos a una distancia prudente que reduzcan al mínimo el posible intercambio de fluidos.

6. Usa tu propia botella de agua

Cada detalle cuenta, por lo que sería aconsejable llevar al gimnasio nuestra propia botella de agua para evitar beber de fuentes colectivas en las que, por desgracia, no todo el mundo suele guardar las medidas de higiene adecuadas.

7. Cuidado con el móvil, un potencial foco de infección

Quizás no somos conscientes de ello, pero el móvil puede ser el mayor foco de infección, ya que lo estamos manipulando constantemente, dejándolo en cualquier esquina, banco o incluso en el suelo, con la contaminación que eso conlleva.

Por eso, lo ideal es que lo dejemos en el vestuario, dentro de la mochila, en el bolsillo o directamente no lo llevemos al gimnasio.

En cualquier caso, sería aconsejable limpiarlo con una toallita desinfectante al llegar a casa.

8. Cubre tu boca de forma correcta si vas a toser o estornudar

Tal y como establecen todos los protocolos, si vamos a toser o estornudar debemos cubrir nuestra boca y nariz con un pañuelo desechable (para tirarlo posteriormente) o, si no disponemos de un pañuelo, cubrirnos la boca y nariz con el codo (no con la mano).

9. Evitar prolongar la estancia en el gimnasio y vestuario

El tiempo que pasemos en el gimnasio debe ser el mínimo, lo justo y necesario para realizar nuestro entrenamiento.

Lo mismo ocurre en el vestuario, trataremos de estar el menor tiempo posible, lavándonos las manos al terminar el entrenamiento (como se indica en el punto 1) y optando por ducharnos en casa siempre que sea posible.

En caso de que no sea posible, extrema las medidas de higiene, utilizando zapatillas y evitando que tu toalla entre en contacto con otras zonas comunes del vestuario.

10. Cuando llegues a casa, quítate al ropa y directo a la ducha

Al llegar a casa debemos quitarnos la ropa deportiva que hemos usado y ponerla para lavar, al igual que la toalla utilizada, evitando sentarnos en el sofá o tumbarnos en la cama con esa misma ropa.

Acto seguido, nos ducharemos para completar una correcta higiene.


Aplicando estas diez medidas lograremos estar más prevenidos ante un posible contagio, protegeremos también al resto de usuarios del gimnasio y mantendremos una higiene óptima.

Medidas que, por otro lado, siempre se deberían tener en cuenta, no solo en épocas de epidemias.

No dudes en compartir este protocolo a todas esas personas que creas le pueda ser útil.

Publicar un comentario

0 Comentarios