Superseries, biseries, triseries y series gigantes

Podemos encontrar diversas técnicas y sistemas de entrenamiento para incluir en nuestras rutinas y dotarlas de variedad, dinamismo e intensidad, además de aprovechar sus diferentes beneficios y estímulos para nuestra musculatura.

Vamos a centrarnos en cuatro de las más populares; las superseries, biseries, triseries y las series gigantes.

Conozcamos en qué consisten cada una de ellas para poder aplicarlas cuando lo necesitemos.

Superseries

Una superserie consiste en realizar dos ejercicios de dos grupos musculares diferentes (como bíceps y tríceps), uno detrás de otro, sin descanso entre ellos.

Un ejemplo de superserie sería realizar 10 repeticiones de curl de bíceps con barra y seguidamente (sin descanso) hacer 10 repeticiones de press francés para tríceps, así habremos trabajando ambos músculos en un breve espacio de tiempo y con una alta intensidad.

Biseries

La biserie es muy parecido a la superserie, su diferencia es que en vez de hacer dos ejercicios seguidos de grupos musculares diferentes los haremos del mismo grupo muscular.

Por ejemplo, hacemos 10 repeticiones de dominadas y nos vamos inmediatamente a hacer otras 10 repeticiones de jalón al pecho, siendo esto una biserie de espalda.

Triseries

Las triseries son más de lo mismo, salvo que en vez de dos ejercicios haremos tres del mismo grupo muscular sin mediar descanso entre ellos.

Un ejemplo de triserie de pecho sería hacer 10 repeticiones de press banca, 10 repeticiones de aperturas inclinadas y 10 repeticiones de cruce de poleas altas, todo ello sin descansar entre serie y serie.


Series gigantes

Con este sistema de entrenamiento haremos más de tres ejercicios diferentes sin descanso, obteniendo un entrenamiento rápido e intenso en el que usaremos un peso inferior al habitual para poder completar con éxito todas las repeticiones de todas las series.

Un ejemplo de series gigantes para hombros sería realizar 10 repeticiones de press militar, 10 repeticiones de elevaciones laterales con mancuernas, 10 repeticiones de pájaros con mancuernas y 10 repeticiones de elevaciones frontales con mancuernas.

Realmente es agotador, pero el estímulo que se consigue lo convierte en un buen recurso para incluir en nuestras rutinas, además del ahorro de tiempo que conlleva.

De manera que, si quieres darle un cambio a tus entrenamientos y salir de la monotonía, no dudes en incluir alguna de estas técnicas en tus rutinas.

Publicar un comentario

0 Comentarios